miércoles, 9 de enero de 2013

BDSM

Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo...




Siempre disfrute el poder usar la fuerza, comúnmente con quienes poseían una apariencia ruda, provocadora o simplemente retadora, una mirada fija sostenida era un insulto para mí y lo único que buscaba era quitar esa expresión de reto en su rostro, son aquellas personas con las cuales desarrolle el gusto de enfrentarme y competir para poder someter al otro, ejercer poder sobre él y domarlo como un cachorro.

Pero esto no era más que el inicio, el que ayudo a estimular un gusto por la Dominación, por someter a otro y que este obedeciera mis absurdos deseos, su obediencia, el sentir y provocar dolor fueron cosas que empezaron a  ser más cotidianas…

Aún recuerdo muy bien mi primera practica como Dominante, la fuerza que use aquel día, la adrenalina que sentí y el satisfacerme golpeando el rostro de quien al igual que yo disfrutaba el dolor producido aquella noche, una experiencia que jamás olvidare el poner en practica sexo poco convencional, extraño, absurdo para muchxs, quizás hasta enfermizo, pero el penetrar ya no era suficiente para mí, no me satisfacía por completo, esto no era nada sin un grito real.


La humillación verbal, el manejar el sexo a mi gusto, escupir sobre él, un placer extraño difícil de describir, jamás se sintió mal con ello, la sumisión de aquel hombre me complacía y no me parecía nada humillante o de poca auto-estima lo que realizaba, lo que hacía no lo veía como una ofensa ni como una burla hacia él, todo lo contrario mi amor y respeto siempre estaban por encima de todo.  

Me parecía un reto a las prácticas que han regulado el cuerpo y las relaciones sexuales, lo que estaba mal socialmente, las imposiciones culturales, lo que era sano y bien visto, TODO eso continuamente lo empecé a romper  y cada vez era más continúo, lo mejor es que empezaba a importarme menos.

La híper masculinización corporal empezó a ser parte de mis caprichos y entro en mi proyecto personal de construcción erótica, algo real y nuevo  que rete a la normatividad heterosexual, no como un estúpido discurso de macho, u otra expresión plumofóbica mas, algo que se está volviendo muy común dentro de los practicantes del BDSM.


La contra cultura osuna, los extraños fetiches, el BDSM nacen como propuestas alternas a la regulación corporal y al comportamiento sexual, formas que retan los canones de belleza aceptados y reproducidos socialmente, una resistencia político-corporal que muchxs no han hecho más que tergiversar, creyéndolas como propuestas alternas a la pluma, a la marica…. Aquellos y aquellas que hacen ver mal al mundo del sexo, a los que sin miedo exponen su visión y la muestran al mundo, más valientes eso sí de quienes se escoden en cacorrolandía fingiendo que la maricada no es con ellxs.

Esta vez quería mostrar un poco el que representa para mí el BDSM, su propuesta policía el que hay detrás de todo ello y porque mi gusto hacia este…

3 comentarios:

  1. me parce un acercamiento muy interesante, saludos

    ResponderEliminar
  2. Me parece sumamente interesante tu forma de pensar. También me gustan los hombres y muy en mi interior tengo un deseo latente de dominar e imponerme sobre el otro, especialmente aquellos que aparentan ser rudos o malos. Y sí, siento mucha afición hacia las corrientes antifascistas, anarquistas y libertarias.

    Sería interesante que pudiéramos conversar, sea en forma virtual o real. Tengo 22 años y vivo en Bucaramanga, pero viajo regularmente a Bogotá. Mi correo es truelycan_2013@hotmail.com y mi nombre de skype truelycan. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante la lectura que se realiza sobre el cuerpo y la sexualidad heterosexualizada
    y como se propone estas acciones como acciones subversivas desde el placer....le genera cierto lugar de deseo y ambivalencia al lector....

    ResponderEliminar